" This old building near Museo del Oro houses a convenient, cheerful collection of souvenir stands and two nice cafes (the upper level one, La Fuente, does good coffee by a trickling fountain)."

http://www.lonelyplanet.com/

Leer más

La Casona del Museo es declarada bien de interés cultural y patrimonio arquitectónico (Decreto 606 de 2001). Localizada frente al Museo del Oro (costado norte), en el Parque Santander. En los dos niveles en que están ubicadas sus habitaciones originales el visitante puede adquirir las elaboradas artesanías colombianas, esmeraldas, réplicas de la orfebrería precolombina, joyerías, confecciones en cuero, camisetas.
Esta casa colonial republicana fue construida a finales del siglo XVIII, (aproximadamente en 1780). Fue entregada en dote al Monasterio de la Concepción por el propietario original. En 1857 El Monasterio de La Concepción la vendió al Sr. Tadeo Briceño Mogollón quien la restauró por primera vez en 1860 y modificó la fachada original de la Casona para darle la apariencia que hoy muestra.

Durante la primera restauración se adicionaron dos tiendas a las dos originales, y se adelantó toda la obra de carpintería de los balcones, gabinetes y puertas de toda la casa. También se incluyeron los decorados en yeso de los techos de la sala y salones adyacentes del segundo piso. El Señor Tadeo Briceño adicionalmente participó en la construcción de la Iglesia de la Tercera que fué inaugurada en 1880.
La Casona además ha sido Hotel, Centro Educativo, y sede del Instituto Nacional de Ciegos. Finalmente se convirtió en un restaurante, que convirtió su comedor principal en una gran cocina, y el patio posterior se transformó en una cancha de tejo con cuatro pistas. La Casona fue adquirida por un grupo de inversionistas con el próposito de demolerla ya que su conservación estaba en pésimo estado

La Casona además ha sido Hotel, Centro Educativo, y sede del Instituto Nacional de Ciegos. Finalmente se convirtió en un restaurante, que convirtió su comedor principal en una gran cocina, y el patio posterior se transformó en una cancha de tejo con cuatro pistas. La Casona fue adquirida por un grupo de inversionistas con el propósito de demolerla ya que su conservación estaba en pésimo estado.




LA CASONA DEL MUSEO, ANTES Y DESPUÉS